Alemania | Cerveza  hasta en el Desayuno…

Alemania | Cerveza hasta en el Desayuno…

  03 Feb 2015

Por: Rafael Vásquez

cerveza alemana, hasta en el desayuno | Bitácoras Viajeras
Cervecería Alemana Agustiner Brau | Bitácoras Viajeras
9:00 am en Múnich y salimos con Bárbara (mi polola) y Patrick, (un amigo Alemán) a recorrer la ciudad. Nuestro amigo nos advierte que no tomaremos desayuno antes de salir, porque nos llevará a una sorpresa gastronómica, que por  conversaciones previas al viaje, asumimos que ese día nos llevaría por el Desayuno Bávaro, que consiste en Cerveza de Trigo con longanizas Blancas y Pretzel… Lo que pensé en ese momento, es que el desayuno con cerveza no era un panorama nada liviano para el estómago, pero era una actividad que nos había prometido Patrick cuando le contamos de nuestra aventura turística por Europa.
Hay que considerar primero que Alemania es uno de los países más cerveceros de Europa. Su tradición cervecera es conocida a nivel mundial y posee una calidad inigualable y para todos los gustos. Más de 5.000 variedades y muchas localidades con sus elaboraciones propias y artesanales.
Barriles de cerveza en un sendero del parque de Múnich | Bitácoras Viajeras
Barriles de cerveza en un sendero del parque de Múnich | Bitácoras Viajeras
Múnich, la capital del estado de Baviera y reconocido lugar por su calidad y tradición cervecera, donde destaca el festival Oktoberfest,conocido como uno de los festivales cerveceros más grande del mundo, que atrae a miles de turistas entre el mes de septiembre y octubre. Por lo tanto, estábamos en la cuna de la cerveza y tomarla al almuerzo, media tarde, noche e incluso al desayuno, no era nada extraño ni fuera de contexto.
Luego de caminar un rato por el centro de Múnich llegamos a una cervecería que vende exclusivamente una las cervezas más tradicionales de la zona.  La Augustiner-Bräu, su origen es de los monjes de la orden Agustina, que la fabricaban en su monasterio desde el año 1.328 aproximadamente, convirtiéndose en toda una tradición Alemana.
 Entramos al lugar y nos concentramos en pedir lo que nos recomienda Patrick, que es el desayuno “típico” de Baviera. Consistía en un vaso grande de cerveza de trigo, unas longanizas blancas que son acompañadas con mostaza dulce y una canastilla de pretzel salados. A eso le sumamos un buen strudel de manzana, ya que no podíamos estar en Alemania sin comer el clásico strudel…
Desayuno en Augustiner-Bräu, Múnich | Bitácoras Viajeras
El desayuno con cerveza y longaniza | Bitácoras Viajeras
Hay que aclarar que los alemanes no toman cerveza con longanizas al desayuno todos los días, de hecho Patrick es vegetariano… pero sí ir a tomar ese desayuno a una cervecería,  es “tradicional” de Baviera, es como acá en Chile llevar a un gringo a comerse un pastel de choclo, una cazuela, o una paila marina.
Al principio estaba un poco reacio a desayunar longanizas con cerveza, de hecho mi polola no me acompañó y se pidió un jugo con un pastel…  Pero luego que me trajeron el plato lo disfruté bastante. Las longanizas blancas son mucho más suaves a las que estamos acostumbrados en Chile y mezclarlas con mostaza dulce crea un sabor muy agradable. La cerveza de trigo es liviana y refrescante e intercalar esos sabores con unos pretzel salados y finalizar con un strudel de manzana, da un toque agridulce al paladar perfecto y la energía necesaria para partir el día. Además de la evidente sensación de alegría que puede lograr beber alcohol en ayunas (sube más rápido a la cabeza).
No solo en Múnich tomamos buena cerveza, en Oberkirch, un pueblo Alemán cerca de la frontera con Francia (que también tiene muy  buenos vinos)  probamos la  Ulmer, que no sabemos si es local o no (parece que es de un pueblo de la zona de Baden), pero en la casa que nos recibieron nos dieron varias botellas en su variedad kellerbier y hellesbier que compartimos junto a una especie de pizza muy sabrosa.
La cerveza Ulmer | Bitácoras Viajeras
La cerveza Ulmer | Bitácoras Viajeras
La keller es una cerveza sin filtrar, que su significado es “cerveza de sótano” y tiene un aspecto y consistencia artesanal, de sabor más duro y amargo. La segunda variedad, la helles es una cerveza clara, muy parecida a la tradicional pale ale con un sabor y color mucho más balanceado. Tuvimos la suerte de probar también una edición especial que saca Ulmer para un festival cervecero, que era una heller de un color más ámbar y sabor más acaramelado. Todas las Ulmer estaban muy ricas.
Otra cerveza que probé que es de Múnich y con una tradición que tiene su origen en los monasterios de los “monjes mínimos” desde el 1800  es la Paulaner de trigo. Si bien a Chile llega esta marca y la podemos encontrar en casi todos los supermercados, la botella de Paulaner que me tomé en Alemania estaba mucho más rica y mucho más suave y refrescante de la que he probado acá. Quizás tomé otra variedad que no llega a Chile o quizás después de unas cuantas Ulmer en el cuerpo, la cerveza que me pusieran en la mesa la iba  encontrar rica igual…
Ya al final de nuestro viaje por Alemania estuvimos en Vallendar, donde probamos una cerveza muy recomendable, la pils, una  variedad rubia y muy tradicional de la marca Koblenzer,una cerveza típica de la localidad de Koblenz, ciudad que queda unas horas  al norte de Múnich, esta era más dura y consistente en el sabor, pero igual de rica que las demás y totalmente recomendable.
La cerveza Koblenzer | Bitácoras Viajeras
La cerveza Koblenzer | Bitácoras Viajeras
Por: Rafael Vásquez
Bitácoras Viajeras | Todos los derechos reservados

1 thought on “Alemania | Cerveza hasta en el Desayuno…

Comments are closed.