Cosas de Viajeros | ¿Por qué me gusta enviar Postales?

Cosas de Viajeros | ¿Por qué me gusta enviar Postales?

  16 Mar 2015

Por: Zlatica Vrsalovic.
 
Has recibido alguna vez una postal? Bueno, ayer me avisó mi hermana menor por watshapp que habían recibido la que les envié desde El Vaticano. Sentir su emoción y agradecimiento, me hace sentir aún más contenta de lo que me siento cuando la deposito en el buzón cada vez que estoy de viaje.
Y es que debo confesarles que hace poco más de 1 año descubrí el placer de enviar postales. Todo se inicia en Nueva Zelanda, en un pequeño backpacker donde hice algunas amistades. Recuerdo que una de ellas me contó que siempre le enviaba postales a su familia, “sobre todo porque acá en NZ hay unas tan lindas!!!”, decía. Oh! Cierto! (pensaba)) Y yo que siempre las miraba, me daban ganas de comprarlas pero no sabía realmente que hacer con ellas (como si fuese muy difícil adivinarlo!). En fin, quizás sólo necesitaba ese pequeño impulso para descubrir este mágico mundo de las postales.
Y hablo de “mágico mundo” porque actualmente existen otras formas de contar un viaje, basta con subir fotos a Facebook o Instagram, mandar un mail o textear por whatsapp para que nuestra red de familiares y amigos sepan qué es de mi o por dónde ando. Pero créanme, no tiene la misma gracia ni el mismo encanto.
Postales de mis Viajes
Estas son algunas de las postales que les he enviado a mi familia. Le pedí la foto a una de mis hermanas para que salieran todas juntas. | Bitácoras Viajeras

 

Postales de mis viajes | Bitácoras Viajeras
Estas son las de mis últimos viajes. Me gusta mucho la del Coliseo y la de Pisa.| Bitácoras Viajeras
Algo que me gusta mucho de las postales es que representan la imagen que te quieres llevar del lugar, y aunque existen de todo tipo (con mensajes, con varias fotos en una sola postal, en blanco y negro, de caricaturas, de comidas, de paisajes, etc) igualmente siempre reflejan la visión del lugar visitado.
A mi en lo personal me gustan las postales que tienen una sola foto de alguna escena típica del lugar en el que estoy, y de preferencia que no tenga letras, y si las tiene que no sean muy grandes y que venga escrito la ciudad y/o el país. Y aunque para algunos puede ser bastante clásico o demasiado común (porque es cierto que cualquiera podría tomar la misma foto del Big Ben o del Ópera House), yo sé que la imagen de esa postal que estoy eligiendo, fue tomada por un fotógrafo u ojo experto, quien editó los colores y retocó aquellos detalles especiales del lugar. Es así como elijo quedarme con lo mejor de la visita, y eso lo guardo o lo comparto con quienes quiero.
Postal de Melbourne | Bitácoras Viajeras
Esta postal la busqué por todo Melbourne!! Y es que yo quería una especial de las casitas de colores que tanto me gustaron, pero en ningún kiosko o tienda la tenían. Pero como dicen por ahí, el que busca siempre encuentra!
Postal de Nueva Zelanda | Bitácoras Viajeras
Esta es la única postal diferente que he comprado. Pero cuando la vi me imaginé mucho a mi amiga Camila, así es que fue inevitable no enviársela! Eso es lo entretenido de elegir las postales.
Postal de Dubrovnik (Croacia) | Bitácoras Viajeras
Bueno, y esta de Dubrovnik (Croacia) también es diferente. Pero qué pasa? Fue la única que encontré y la verdad es que me gustó. Es diferente a las que normalmente me gustan, pero igualmente cumple con lo que busco, que tenga una escena típica del lugar.
Y luego viene, a mi modo de ver, la mejor parte: el envío. Porque a pesar de que a quienes les hago llegar estas postales saben en qué lugar estoy (gracias a la instantaneidad que nos proporciona la tecnología), yo sé que ellos al recibirlas entienden el encanto que tienen por el hecho de venir de tan lejos. Y me da igual la lentitud, mientras las postales estén viajando, yo sigo feliz sabiendo que cada vez falta menos para que lleguen a destino.
Es por ello que los invito a probar esta experiencia de enviar una postal. Puede ser a algún familiar, a un amigo o a ustedes mismos!! Por qué no? Así cuándo lleguen a sus hogares en algún momento recibirán su postal y recordarán todos los buenos momentos.
Y bueno, para aquellos que no lograron encontrar la postal que buscaban, o simplemente que prefieren la tecnología, encontré una aplicación para el celular que me pareció bastante interesante. Se llama Postagram, y en ella puedes crear tu propia postal y enviarla (impresa) directamente al domicilio que tu quieras. Yo hice un test, no la he enviado eso sí, pero de Londres a Santiago de Chile me sale algo así como 2 dólares. También puedes comprar paquetes de envíos. Me pareció bien novedoso, aunque para mi siga siendo mejor la tradicional.
Así es que ya saben…a salvar las postales!!
 
Enviando una postal desde El Vaticano | Bitácoras Viajeras
Acá desde la ciudad de El Vaticano enviando una postal a mi familia, llegó como a las 3 semanas después.
 
Por: Zlatica Vrsalovic.
Bitácoras Viajeras | Todos los derechos reservados