Tips Viajeros | Dormir en los Aeropuertos

Tips Viajeros | Dormir en los Aeropuertos

  17 Dic 2014

Por: Zlatica Vrsalovic

Es la 1 de la madrugada acá en Londres y adivinen dónde me encuentro!? Sí, una vez más en un aeropuerto haciendo espera. Y la verdad es que ya perdí la cuenta de la cantidad de veces que he dormido en ellos.

Mi primera vez fue en Melbourne-Australia, y la verdad es que fue un fiasco. Recuerdo que veníamos con Bernardo, mi novio, de dejar Nueva Zelanda (después de 14 meses viviendo allá) y tomamos un vuelo de noche. Cuando llegamos a Australia ya era de madrugada y cuando eres backpacker el pensamiento es: “para qué pagar una noche en un hostel (sobre todo en Australia donde los precios son increíblemente elevados), si estaré sólo un par de horas!!!”. Es así como es que muchos optamos por el aeropuerto como nuestro mejor hotel 5 estrellas jajaja.
Pero el aeropuerto de Melbourne no es muy amigable, y como era mi primera vez durmiendo en uno, me psicopatié. Por qué? Porque en Australia son todos muy civilizados, son muy pocos los que rompen las reglas (al menos eso siento yo), por ende, me daba lata instalarme en el suelo, o poner los pies arriba de las sillas. Y entonces? “dormí” sentada, completamente incómoda, mirando cada cierto tiempo a mi alrededor para ver qué pasaba o si venía algún guardia a echarme (ese era mi mayor temor!, qué tonta ahora que lo pienso), con mucho frío debido al aire acondicionado, y escuchando la misma grabación durante toda la noche. Una verdadera lata, así es que recuerdo que rogaba que pasaran rápido las horas. Lo bueno? Había wifi gratis así es que al menos me entretuve subiendo fotos.
Luego de un mes paseando por Australia, volvimos al mismo aeropuerto. Ésta vez teníamos vuelo al día siguiente muy temprano, así es que también decidimos pasar la noche ahí. Pero ahora sentía que sería distinto. Ya iba preparada, sabía dónde tenderme para pasar una noche agradable. Pero qué va! igual me molestó toda la noche la grabadora que suena cada 15 minutos para informarme sobre cuidar mis pertenencias, y los asientos no permitían que me acostara. Así es que ahí estuve, otra vez subiendo fotos….
Pero no todos los aeropuertos son malos. De hecho, hay algunos que están increíblemente preparados para que uno pase la noche ahí. Y la verdad es que no son una mala opción para quienes se quieren ahorrar unos pesos. Lo ideal es hacerlo cuando los vuelos son muy temprano en la mañana. Así no te preocupas del hostel y tampoco de la movilización de madrugada.En Kuala Lumpur-Malasia por ejemplo, todos se instalan en el suelo (que es alfombrado así es que no da frío) y en cualquier parte. Además en casi todos lados hay enchufes para cargar lo que sea necesario, tampoco hay tantas luces, ni grabaciones, ni nada. Recuerdo que mientras preparábamos nuestro espacio donde dormir (llámese cama) pensaba que estaría tan pero tan cómoda, que necesitaría poner alarma para despertar. Y así fue, y cuando sonó…no quería levantarme!!!
En Kuala Lumpur-Malasia, armando mi espacio para dormir | Bitácoras Viajeras
Lista para dormir!!!!!!!!!! | Bitácoras Viajeras
Acá una foto de más lejos para que se den cuenta que realmente da igual si duermes o no en un aeropuerto. Realmente, a nadie le importa… | Bitácoras Viajeras

 

En Indonesia en tanto, superé mi récord de dormir en aeropuertos !!! En ese país me robaron el pasaporte, por lo que tuve que tomar vuelos no previstos (para ir en búsqueda de mi embajada) y también porque perdí vuelos ya que no me dejaban salir sin el stamp que le ponen a tu pasaporte cuando llegas. No podría hablar mucho de la comodidad de los aeropuertos de Indonesia porque comprenderán que mi estado de ánimo era catastrófico, así que no dormí nada…(pero eso lo abordaré en otro tema aparte).

Y bueno, en Dinamarca también hice la gracia. La verdad es que el aeropuerto de Copenhague es bien pequeño, pero si tienes suerte, puedes encontrar en el segundo piso unas camas elásticas donde caben hasta 3 personas. Son perfectas para dormir!!!!!
Y bueno, ahora me encuentro en el aeropuerto de Stansted en Londres, me instalé detrás de un árbol navideño gigante. Reconozco que me molestan un poco las lucecitas, pero llegué tarde para instalarme en los asientos donde te puedes acostar, estaba lleno. No puedo dormir porque es pleno invierno y siento un poco de frío. Pero no me molesta para nada estar acá. Sé que hay mucha gente que no lo entiende, y probablemente no lo entienda nunca. Pero no es terrible, no es ordinario, no es grave, es simplemente parte del que anda de viaje y no de vacaciones.
 
Por: Zlatica Vrsalovic.
Bitácoras Viajeras | Todos los derechos reservados