Iquique | La fiesta de la Tirana

Iquique | La fiesta de la Tirana

  22 Dic 2014


Por: Zlatica Vrsalovic.

Desde chica siempre me llamó la atención la música de la Fiesta de la Tirana. Las trompetas, los bombos, los pitos….Siempre sentí que era una música muy alegre. Apenas la escuchaba sentía que mis pies se movían solos y sentía la necesidad de ponerme a bailar (aunque yo no bailo y no me gusta).
Recuerdo que cuando estaba en cuarto medio, me tocó organizar ell llamado “desfile gigante”, donde el tema era justamente esta fiesta. Así fue como investigué todas las cofradías, sus vestimentas y bailes. Ahí me gustó mucho más el tema y fue cuando dije “no puedo morirme sin ir a este acontecimiento”.
Mi segundo encuentro cercano a la fiesta, fue el verano del 2003, cuando fui al pueblo (casi fantasma) de la Tirana. Nadie podría creer que ese lugar desata una fiesta de proporciones.
El 15 de julio de 2011 finalmente fui. Llegué a Antofagasta en la mañana a buscar a unos amigos que me acompañarían y partimos a las 19 hrs. al famoso pueblo de la Tirana.
Uno no se imagina que en ese lugar tan muerto durante el año genere tanta convocatoria. La verdad es que no fue fácil llegar. Es demasiada la gente que acude, lo que hace que el tráfico fuera bastante grande. Ésta es la parte tediosa, pero una vez que llegas y sientes la música, todo lo “malo” se olvida.
Recuerdo lo entusiasmada que me bajé del auto, se veía mucha gente por todos lados!! Todos alegres, miles de cofradías bailando al compás de la música que ellos mismos tocan. Miles de colores, luces, fuego…una verdadera fiesta!!
Insisto, no podía creer cómo un pueblo que resultaba y pasaba tan desapercibido durante gran parte del año, en un día cambiara tanto el escenario y se llenara de fieles de todas partes de Chile (incluso del mundo). Los más fieles con una sola razón: adorar a la “chinita” como le llaman a la virgen. Otros van más que nada por curiosidad.
En ese mismo instante, cuando ves toda esta fiesta de colores, te olvidas del frío que hace, (porque no hay que olvidar que es en pleno invierno y en medio del desierto) y te envuelves en esta mágica fiesta. Miras a tu alrededor y ves sólo caras felices, un sinnúmero de tiendas y negocios improvisados, y miles de personas bailando por doquier.
Una maravillosa iglesia llena de estrellas en su interior es el centro de todo. Todas las cofradías entran en ella a cantarle respetuosamente a la Virgen y cuando salen (siempre cantando y bailando), jamás le dan la espalda.
Y como ésta es sólo la vigilia, al día siguiente sacan a la Virgen a la plaza y es ahí donde recién cesan las trompetas, matracas y bombos. Se saluda respetuosamente, se realiza la misa y al final, se vuelve a venerar, al más puro estilo de la Fiesta de la Tirana!!
La iglesia de la Tirana | Bitácoras Viajeras
 
Una de las máscaras del diablo | Bitácoras Viajeras

Por: Zlatica Vrsalovic

Bitácoras Viajeras | Todos los derechos reservados